Certificación HACCP fortalece inspección en inocuidad de alimentos

Bookmark and Share

inspeccion-atunera

La Dirección de Inocuidad de los Alimentos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación –MAGA- tiene a su cargo la inspección, control y vigilancia de los alimentos no procesados y productos de la pesca procesados y no procesados que van con destino a la Unión Europea.

El Proyecto Ada-Integración en el marco de sus actividades de fortalecimiento institucional benefició a funcionarios de dicha Dirección a quienes se les otorgó la oportunidad de recibir la certificación de la Alianza para el Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (HACCP por sus siglas en inglés), que se encuentra establecida en la Universidad de Texas A&M en el Estados de Texas Estados Unidos de Norteamérica.

Uno de los objetivos principales del Proyecto ha sido lograr la transferencia de capacidades, habilidades y conocimientos mediante servicios de capacitación al personal de las Direcciones Técnicas de los Ministerios involucrados, en torno a la temática relacionada al proceso de IR y el AdA entre UE y CA.

HACCP a la práctica

La Atunera Centroamericana S.A. comercializa su producto en países como España, Portugal, Alemania, Austria, Bélgica y Holanda. Una de las plantas principales de la marca se encuentra en el kilómetro 97 ruta al pacífico, es la primera y única atunera autorizada en el país para enviar su materia prima hacia Europa. Durante el 2013 se exportaron 8,053,957 kg de atún hacia la Unión Europea, durante 2014 fueron 9,816,913.50 kg.

La Dirección de Inocuidad de los Alimentos no procesados del MAGA es quien se encarga de emitir la licencia de funcionamiento para que puedan exportar.

De acuerdo con Fabiola Esquivel, inspectora de esa dirección, para las evaluaciones correspondientes se utiliza el sistema del Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (APPCC o HACCP), sistema diseñado para determinar que los productos no tengan ningún peligro y no sean dañinos al consumidor.

Esquivel está facultada para emitir una evaluación previa a la exportación, esta se hace tres veces al año en la atunera en mención y en tres camaroneras más autorizadas para realizar intercambio comercial con países de Europa.

Para el mejor desempeño de su trabajo, el proyecto AdA-Integración le otorgó tres certificaciones que hacen de su trabajo más competitivo. Se trata de procedimientos operativos estándares en saneamiento, sistema HACCP y auditoria del sistema HACCP. De esa forma la inspección de inocuidad se fortalece grandemente.

En el área de recepción de materia prima en la Atunera Centroamericana se encuentran los atunes que han llegado de costas internacionales, Esquivel se prepara para hacer la última inspección del año. Todo lo aprendido en la capacitación HACCP otorgada por el proyecto lo pone en práctica, mientras mide la temperatura de los atunes congelados.

Explica la importancia de verificar a detalle el HACCP. En la aplicación en la industria alimentaria, se trata de un proceso sistemático preventivo para garantizar la inocuidad alimentaria y evitar la exportación de productos tóxicos no aptos para consumo humano.

Ella identifica y evalúa todos los riesgos de contaminación del producto a nivel físico, químico y biológico a lo largo de todos los procesos de la cadena de suministro.

inspeccion-atunera-2

Resultados palpables

A modo de plasmar un antes y un después en la realización de su trabajo, la funcionaria lo explica de esta manera: “Las distintas certificaciones a las que tuve acceso me permitieron evaluar con más detalle los pre requisitos del sistema HACCP y reafirmar los conocimientos que tenía en el campo de la inspección” dijo.

Durante la evaluación que realizó tuvo a la vista el registro diario de verificación de metales y el análisis de histamina. Los niveles altos de este compuesto pueden causar intoxicación.

De acuerdo con los resultados esperados de la capacitación recibida por los funcionarios participantes están los requisitos establecidos por el HACCP Alliance a nivel mundial, lograr que ellos puedan conducir auditorías internas en los distintos sectores afectos a este tipo de normativa y eleven el nivel de calidad e inocuidad de los alimentos producidos en Guatemala para exportar a mercados de alta exigencia como son los países de la Unión Europea.

Para el proyecto, lograr que la mayoría de funcionarios se certifiquen es un impacto positivo en el fortalecimiento de los Ministerios a los que pertenecen, ya que están en mejores condiciones para trabajar con sus contrapartes de otros países y con los productores locales.