Registro de la Propiedad Intelectual toma acciones frente al AdA

Bookmark and Share

El Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea busca la apertura de nuevas oportunidades en materia de comercio e inversión. Tema de interés en la Agenda de Competitividad y a ello obedece la importancia que reviste la propiedad intelectual como herramienta de desarrollo, inversión e innovación tecnológica.

En materia de cooperación, en lo que compete al tema de Propiedad Intelectual, surge el acuerdo denominado ADA-MINECO, con el apoyo del Proyecto AdA-Integración, el cual ha sido fundamental y valioso tanto para el fortalecimiento del recurso humano institucional interno como para el recurso humano de instituciones vinculantes a la temática. Entre las instituciones beneficiadas directamente a través de este proyecto se encuentran el Ministerio de Economía, el Ministerio Público a través de la Fiscalía contra los delitos de Propiedad Intelectual, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) y el Organismo Judicial.

En otro de los aspectos en los cuales se ha visto beneficiado el Registro bajo el marco del Proyecto AdA-Integración es en el desarrollo del software para contar con un registro electrónico para las diferentes gestiones y/o solicitudes administrativas que se llevan a cabo en las diferentes áreas; así como la obtención de equipo de cómputo para el fortalecimiento de la infraestructura tecnológica.

Acerca del Registro de la Propiedad

El Registro es el encargado de aplicar y cumplir las leyes de Propiedad Intelectual (PI), estimular y fomentar la creatividad intelectual, en particular lo relativo a la adquisición, mantenimiento y protección de los signos distintivos, patentes de invención, modelos de utilidad, diseños industriales, así como la protección de los secretos empresariales y disposiciones relacionadas con la competencia desleal.

Con la vigencia del Decreto 33-98, Ley de Derecho de Autor y Derechos Conexos; el Registro de la Propiedad Industrial cambia de nombre a Registro de la Propiedad Intelectual.

Como parte de sus antecedentes históricos, cabe resaltar que en 1886 con el Decreto No.148 fue creada la Primera Oficina de Patentes, ampliando sus funciones bajo el decreto 882 en 1924 que da vida a la Oficina de Marcas y Patentes. En 1944 la oficina pasa a formar parte del Ministerio de Economía y Trabajo (Decreto28-44) separándose posteriormente ambos ministerios y quedando adscrita la Oficina de Marcas y Patentes al Ministerio de Economía.

La Misión de la entidad radica en ser la Institución Registral, que protege, estimula y fomenta las creaciones del intelecto; garantizando la certeza jurídica en el ámbito de la Propiedad Intelectual. La Visión es alcanzar el reconocimiento nacional e internacional como la institución confiable y garante de la protección que estimula y fomenta.

A lo largo de los años los avances que se han obtenido a nivel institucional, se ven reflejados a través de los diferentes servicios que ha venido implementando el Registro para otorgarle una eficiente y eficaz atención al usuario, brindándole con ello seguridad y certeza jurídica.

Hoy en día el Plan Estratégico Institucional marca la pauta de seguimiento y surgimiento de nuevos servicios través de sus 4 líneas de acción; fortalecimiento institucional, un servicio al usuario con calidad y una adecuada gestión administrativa; lo que a su vez conlleva la generación de nuevas y modernas herramientas tecnológicas, así como la constante capacitación del recurso humano.

La difusión y divulgación del tema y las alianzas estratégicas en materia de cooperación, han sido ejes fundamentales para el reconocimiento, uso y respeto de la propiedad intelectual a nivel nacional, a través del posicionamiento del tema en las diferentes políticas o iniciativas nacionales; la constante participación en reuniones interinstitucionales, mesas de trabajo, capacitaciones y presencia en los espacios de convergencia.